“El cine es una herramienta que sirve para dominar o liberar; y es este segundo aspecto con el que trabajaremos”

Arica Nativa Noticias

Arturo, el año pasado pudimos disfrutar de tu experiencia y maestría en la Escuela de Cine a través de tu ponencia sobre la ‘Geometría de la luz’, ¿cómo fue esa primera experiencia en el Festival y concretamente en la Escuela de Cine?

Como la palabra misma lo implica, el festival es una celebración en homenaje a aquello que nos parece digno de celebrar. Muchas veces se toma como un sinónimo de competencia, lo cual no es el caso en Arica Nativa, si bien nos damos el tiempo para resaltar aquellas obras, costumbres, incluso alimentos y otras manifestaciones que no queremos perder. Parami fue un encuentro con gente notable: por su entusiasmo, por su humildad, por su entrega a participar en esta conservación, que finalmente es de nuestra propia especie.

Quedé, como dice una frase, ‘enamorado’, no de lo pasajero del encuentro sino de lo permanente que se busca reconstruir. Dije, yo quiero ser parte de este esfuerzo, porque esfuerzo ¡claro que es!

En la escuela de cine creo que logramos enfocar esos esfuerzos en entender este medio que llamamos cine, que como todo medio es un arma de doble filo que debemos manejar con cuidado. Digo arma porque es unaherramienta que sirve para atacar o defenderse, para dominar o liberar y es este segundo aspecto con el que trabajamos. Y claro está, también nos divertimos mucho aprendiendo los elementos de este lenguaje tan influyente en nuestro mundo.

Llegaste por primera vez al Festival Internacional de Películas Nativas, Arica Nativa como profesor de la Escuela de Cine y en esta segunda ocasión regresas como Director de la misma, ¿qué se siente?, ¿qué propuestas trae este año la Escuela de Cine?

Si lees la sección dedicada a la “escuela” (término que yo cambiaría por taller) verás que habla de aprender de otros que hacen bien su trabajo: albañiles, zapateros, carpinteros, artistas o cineastas. Eso es el cine, el trabajo colaborativo donde todas las labores tienen cabida, siempre y cuando se hagan con honestidad y dedicación. Ese concepto holístico es central en la escuela. El hacer bien algo basado en nuestra propia experiencia o aquella que aprendemos de otros. Mi papel es solo de guía por un pequeño trecho del camino, después cada uno debe subir la montaña y entender que el paso que estamos dando es el que importa y no la cumbre.

Este año la escuela se centra en l@s jóvenes creador@s y también en los mayores de 45, estudiantes de edades muy diversas, ¿a qué se debe?

Todas las edades tienen mucho que aportar, algunas por la experiencia acumulada que, repito, no se trata de experiencia “cinematográfica” sino de vida y la experiencia de los jóvenes que estando expuestos desde muy temprana edad a medios que como en la metáfora de La Cueva de Platón, han impreso en su mente un mundo virtual cada vez mas difícil de discernir, nos permitirán dialogar en respeto y utilizar nuestras energías para aportar al mundo semillas libres de prejuicios y capaces de dar fruto y permanencia a nuestros ideales.

Aceptar la Dirección de la Escuela de Cine es todo un desafío, como cineasta profesional y profesor, ¿cuál es tu expectativa de esta nueva experiencia en Arica Nativa?

Mas que desafío es un placer. Siempre me ha gustado aprender y esa es mi expectativa, aprender de todos y compartir lo que la vida me ha enseñado.